viernes, 24 de julio de 2015

Mi oposición a Asesores Facultativos de las Cortes Generales, o cómo el futuro "conecta los puntos"


Como os conté en este post, en diciembre de 2014 cambié de trabajo, ahora trabajo en las Cortes Generales (compuestas por el Congreso de los Diputados y el Senado), como Asesor Facultativo de Informática. Los asesores facultativos son un cuerpo de funcionarios de las Cortes Generales que se encargan de funciones de asistencia y asesoramiento, realización de informes, estudios y propuestas sobre temas concretos (en mi caso en materia de informática y tecnología en general).

El futuro conectará los puntos
Hoy quería compartir con vosotros mi experiencia durante la realización de las pruebas de la oposición, ya que experimenté uno de esos momentos en los que mágicamente la vida "conecta los puntos". Para poneos en contexto sobre la expresión "conectar los puntos", voy a echar mano de lo que escribí hace casi cuatro años en mi entrada en el blog "Algunas cosas que he aprendido en la vida":

"Nunca pares de aprender, el futuro "conectará los puntos"
Como bien decía Steve Jobs en su discurso, hay que confiar en que el futuro "Conectará los puntos". Muchas veces he aprendido cosas que pensé que nunca me iban a servir para nada, y el futuro me ha demostrado lo contrario. Algunas de las cosas que aprendí de muy joven por mera inquietud tecnológica, me ayudaron años más tarde a resolver problemas complejos..."

Aquí os dejo por enésima vez el discurso de Steve Jobs en Stanford, no me canso de escucharlo:


La oposición

La convocatoria de una plaza de Asesor Facultativo Especialidad Informática se publicó el 23 de Septiembre de 2013 (aquí tenéis un listado de las anteriores).
La oposición consta de cuatro pruebas, cada una de ellas eliminatoria. El temario está compuesto por dos bloques claramente diferenciados, un primer bloque con 56 temas jurídicos e histórico-constitucionales, y un segundo bloque con 100 temas de tecnologías de la información.
A partir de aquí os voy a contar cómo trascurrió cada una de las pruebas de la oposición, y cómo "el futuro conectó algunos puntos" para ayudarme a que pudiese aprobarla sin haber dedicado tanto tiempo a prepararla como pudiese haber sido necesario sin estos "puntos".

Primera Prueba: Parte jurídica e histórica

La primera prueba consiste en una "Disertación por escrito, durante un plazo máximo de tres horas, sobre un tema sacado a la suerte entre aquellos contenidos en los anexos I y II de la presente convocatoria. Para la realización del ejercicio se sacarán tres temas de cada anexo y entre ellos el Tribunal elegirá el que hayan de desarrollar los opositores".

Los anexos I y II contienen los 56 temas histórico-constitucionales y jurídicos, entre ellos temas sobre derecho constitucional y parlamentario, derecho y contratación administrativa, organizaciones internacionales y la Unión Europea, así como una serie de temas destinados a conocer el procedimiento legislativo y el funcionamiento interno de las cámaras. Básicamente la preparación de esta prueba consiste en adquirir conocimientos jurídicos e históricos suficientes como para poder escribir durante tres horas sobre un tema elegido al azar de entre 56, y posteriormente leerlo ante un tribunal.

Esta prueba es la mayor criba, y la que más desanima a la gente a presentarse además del hecho de que sólo se convocase una plaza (sobre todo para un perfil de informático, que normalmente no suele saber demasiado sobre leyes e historia). También fue para mí la prueba en la que probablemente menos "puntos" se conectaron. La preparación de esta prueba fue más de "sembrar" que de "recoger el fruto de lo sembrado", ya que la mayoría de los temas eran nuevos para mí. Todas las leyes e historia que he aprendido seguro que me aportan mucho en el futuro. Me han dado una visión mucho más general sobre la historia de España desde el SXIX, las leyes y su elaboración, las organizaciones internacionales, la Unión Europea... todo un baño de "culturilla general" :-)

Lamentablemente no existe un temario que pueda descargarse de Internet o adquirirse en alguna academia, por lo que gran parte de la preparación de esta prueba consiste en la elaboración propia del contenido de los temas (recomiendo además contar con la ayuda de un preparador).

Podríamos decir que el único "punto" que el futuro conectó en esta prueba fue la tranquilidad con la que pude afrontar la lectura ante el tribunal, fruto de mis años como docente en la Universidad.

Segunda Prueba: "Cantar" temas tecnológicos

La segunda prueba consiste en una "Exposición oral, durante un plazo de una hora, de cinco temas sacados a suerte del temario específico de la especialidad correspondiente... Una vez insaculados los temas por el Tribunal y extraídos los números correspondientes por el opositor, éste dispondrá de quince minutos para reflexionar sobre ellos, e incluso redactar un guión para su exposición, bien que sin poder consultar ninguna clase de libros, folletos, apuntes o notas. ".

Básicamente la preparación de esta prueba consiste en tener conocimientos y agilidad mental suficientes como para poder hablar doce minutos de manera fluida de cualquier tema elegido al azar entre los 100 disponibles, y hacer esto cinco veces seguidas hasta completar los cinco temas.

Aunque el temario específico de la especialidad en Informática contiene 100 temas, la preparación de esta prueba me llevó mucho menos tiempo que la primera. Cuando empecé a prepararla comprobé que sobre muchos de estos temas ya disponía de suficientes conocimientos como para hablar un buen rato sin necesidad de estudiarlos. Más o menos esta fue la proporción:

  • 50 temas de los que sabía suficiente como para no necesitar estudiar
  • 30 temas sobre los que sabía algo pero necesitaba ampliar conocimientos, aunque si no tenía tiempo de ampliarlos podría "salir del paso".
  • 20 temas sobre los que no sabía nada y tenía que preparar desde cero

Aquí es donde muchos puntos se conectaron. Gracias a las cosas que había ido aprendiendo a lo largo de la vida (los que me conocéis sabéis que soy bastante inquieto y nunca dejo de aprender), pude preparar en semanas lo que en otras circunstancias podría haberme llevado muchos meses o incluso años. Me centré en estudiar los 20 temas sobre los que no sabía nada, y luego profundicé un poco en los otros 30. Después dediqué bastante tiempo a hacer simulacros de examen sacando temas al azar, ahí descubrí la importancia de gestionar muy bien los 15 minutos disponibles para preparar una serie de esquemas antes de empezar a "cantar" los temas (yo no los llevaba memorizados, simplemente sabía cosas sobre ellos pero tenía que practicar a hablar 12 minutos seguidos sobre cada tema sin pausas incómodas y enlazando las cosas que sabía entre ellas).

Algunos ejemplos de cosas que he aprendido durante la vida sin saber que en ese momento me iban a servir (esos "puntos" que se conectaron), apartados del temario sobre los que ya tenía conocimientos:

  • Temas sobre gobierno abierto, administración electrónica y participación ciudadana: Sabía bastante sobre estos temas porque siempre me han interesado, he escrito muchos artículos en el blog sobre ello. También aprendí mucho sobre participación ciudadana cuando creamos Appgree.
  • Temas sobre sistemas, redes de datos y comunicaciones: En mi última etapa en ICM estuve gestionando la Unidad de Arquitectura de Sistemas, aprendí mucho allí sobre sistemas y comunicaciones (además de mis trasteos con la Raspberry Pi y otros jaleos en los que he estado metido).
  • Temas sobre protección jurídica del software y protección de datos personales: Durante mi etapa en ICM recibí dos cursos sobre protección de datos y la LOPD, que me sirvieron para tener algunos conocimientos básicos sobre ello. Además, para el desarrollo del framework Atlas tuvimos que desarrollar algunos módulos relacionados con las trazas de auditoría necesarias para dejar rastro del acceso a ciertos datos protegidos de nivel medio y alto.
  • Temas sobre ingeniería del software: Además de diversas asignaturas de la carrera sobre Ingeniería del Software de las que guardo muy bien recuerdo, me ayudó mi experiencia como jefe de proyectos en diferentes etapas de mi vida profesional. También refresqué muchos conceptos de ingeniería del software cuando estuve preparando las Maquetas y Ejemplos para la documentación de Análisis Funcional y Diseño Técnicos de los proyectos basados en el framework Atlas, y cuando ayudé a preparar toda la documentación sobre el ciclo de vida de gestión de un proyecto de desarrollo en ICM.
  • Temas sobre historia de la informática: Durante el 2009 escribí una serie de artículos sobre la historia de la tecnología que me ayudaron a refrescar los conocimientos sobre estos temas.
  • Temas sobre informática teórica: Por suerte, durante la carrera cursé muchas asignaturas sobre informática teórica y computación científica (esas que nadie cogía porque tenían muchas matemáticas). Ahí aprendí mucho sobre Redes Neuronales, Algoritmos Genéticos y Aprendizaje Automático (conocimientos que consolidé luego trabajando en el departamento de Inteligencia Artificial de Newknow). También he impartido algunas asignaturas sobre Inteligencia Artificial e Ingeniería del Conocimiento en la Universidad.
  • Temas sobre tecnología para la salud: Aquí me sirvió la experiencia trabajando en Oxxigeno Networks con uno de nuestros clientes, un grupo sanitario para el que creamos varias webs y aplicaciones internas. Me ayudó a conocer el negocio y la aplicación de las nuevas tecnologías al área sanitaria.
  • Temas sobre tecnología para la educación: Sobre esto había aprendido bastante en la Universidad, entre otras cosas participando en el proyecto OpenCourseWare. También en los últimos años en ICM había participado como Arquitecto de Software en el proyecto Nexus de Educación, lo que también me aportó conocimientos en ese dominio.
  • Temas sobre seguridad: Además de los curso de protección de datos y LOPD, aprendí bastante sobre seguridad cuando realizamos una serie de modificaciones en el framework Atlas de la Comunidad de Madrid para su adaptación al Esquema Nacional de Seguridad.
  • Temas sobre nuevas tecnologías: El temario incluía varios puntos sobre nuevas como las bases de datos NoSQL, el Cloud, los Dispositivos Móviles, etc. Para todo esto me ayudó mucho todo lo que aprendí durante mi paso por Appgree, el diseño de su arquitectura tecnológica y su despliegue en la Nube de Amazon, así como algún artículo que he escrito en el blog sobre las bases de datos NoSQL o Redis.
  • Temas sobre informática en las Cortes Generales y en los parlamentos de las Comunidades Autónomas y la Unión Europea: Estos temas fueron los más complicados para mí y sí que tuve que estudiarlos en profundidad, porque hasta entonces no había tenido contacto con el mundo tecnológico en el ámbito parlamentario.

Tercera Prueba: Caso práctico

La tercera prueba tiene un enunciado muy genérico, por lo que era muy difícil estudiar para ella: "Ejercicio de carácter práctico. Versará sobre la materia propia de la especialidad correspondiente (Anexo III) y en relación con las funciones que los Asesores Facultativos desarrollan en las Cortes. Para su realización, los opositores dispondrán de un tiempo máximo de cuatro horas.".

Principalmente me centré en leer sobre los temas candentes en ese momento, que mezclasen el mundo parlamentario con el mundo de la tecnología (como por ejemplo, la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno que entraba en vigor en pocas semanas). También busqué diversos ejemplos de parlamentarismo comparado relacionado con las nuevas tecnologías, para poder aludir a estos ejemplos durante el caso práctico (ejemplos de herramientas de participación ciudadana en Chile, Brasil, Reino Unido, etc.).

En general, creo que lo que más me aportó para poder afrontar esta tercera prueba fue que tengo la costumbre desde hace casi 20 años de leer sobre tecnología a diario. Como tengo la suerte de que me encanta el mundo de la tecnología, me gusta mantenerme al día y leo mucho sobre ello. Eso me proporciona bastantes conocimientos sobre temas de actualidad tecnológica, suficientes para tener "culturilla general" en muchos ámbitos.

Finalmente en el caso práctico se tocaron bastantes temas de actualidad tecnológica, por lo que el enfoque que hice para su preparación resultó ser el correcto (a posteriori es fácil decirlo, pero no lo fue cuando tuve que decidir cómo la prepararía).

Cuarta Prueba: Los idiomas

Otra de las peculiaridades de esta oposición es que exige el conocimiento de dos idiomas, uno a nivel de conversación y otro a nivel de comprensión lectora. El enunciado de la prueba:

"El opositor elegirá entre los idiomas inglés, francés y alemán, dos de ellos, indicando orden de preferencia. Consistirá en las siguientes pruebas:
1. Traducción directa con diccionario de un texto que se entregará en la lengua elegida en primer lugar. El opositor dispondrá de una hora para efectuar la traducción.
2. Elaboración de un resumen escrito en castellano con ayuda de diccionario, de un texto que se entregará en la lengua elegida en segundo lugar. El opositor dispondrá de cuarenta y cinco minutos para realizar el resumen.
3. Conversación con el Tribunal sobre la materia que verse el texto de la traducción a que se refiere la prueba primera en el mismo idioma en que ésta se haya realizado. "

Yo elegí como primer idioma el inglés, y como segundo el francés (conozco un poquito de Chino pero no estaba entre los idiomas a elegir). También en esta prueba el futuro se encargó de conectar los puntos.

Para el inglés a nivel leído y escrito me ayudó el que mucho de lo que leo sobre tecnología a diario está escrito en ese idioma. A nivel hablado, me aportó bastante aquel verano con 18 años que estuve con una familia irlandesa en Killarney, o el siguiente año en Bournemouth fregando platos y haciendo tostadas sin parar durante tres meses sin un sólo día de descanso (qué tiempos aquellos ;-)
También he practicado la conversación en inglés dedicándome a hacer de "apagafuegos tecnológico" en diversos países a los que me ha tocado viajar por trabajo (todavía recuerdo los dos meses que pasé en Beerse implantando la aplicación de Newknow en la central de Johnson & Johnson).

De francés tengo un nivel muy básico, que me ayudó a adquirir ese año que me apunté a clases de manera voluntaria en el instituto mientras cursaba C.O.U. Pero lo que más me ayudó con el Francés fue un proyecto con un cliente para el cuál tuve que desplazarme varias veces a París (una de las veces a apagar un fuego que en principio era de dos días y terminó durando dos meses). Todavía recuerdo las semanas previas a ese viaje a París, en las que estuve todo el día escuchando cursos de francés, en el coche, en casa, en el trabajo...
Mencionaros también que, una vez que había aprobado la segunda prueba, apuntalé el poco francés que sé con algunas clases particulares.

Conclusión

Creo que lo que más me ayudó a prepararme la oposición fue que no me lo tomé como una obligación, sino como algo que me apetecía hacer, y con lo que iba a aprender mucho. Finalmente dio su fruto el cóctel compuesto por algo de suerte con los temas que salieron, mucha inquietud, esfuerzo (que traté de tomarme como ocio), y años de meterme en jaleos y aprender cosas que podrían no servirme en el futuro.

Te animo a ser inquieto, aprender, olisquear, investigar!!!!! No dudes de que el futuro "conectará los puntos".